viernes, 19 de febrero de 2010

RESEÑA HISTORICA

A mediados del siglo XIX, dentro de la zona denominada por aquel entonces Puente Chico, pequeños grupos de personas fueron poblando de manera dispersa, sin ninguna clase de locución formal las tierras.
Con la llegada del tren en su parada Km. 14; la construcción de la Casa Bomba -que correspondía a las obras de salubridad de la ciudad de Buenos Aires-; la instalación de la Curtiembre Merlino y la llegada de fabricas como la de barnices, en el campo llamado “La Carolina” –perteneciente a la familia Stolzing-, se conformo un centro de actividades, que, por su envergadura, demando una importante mano de obra.
Familias comenzaron a llegar de diversos puntos, de la Boca, especialmente de Barracas y hasta de los barrios aledaños a Plaza Once, de inmediato comenzaron a construir sus viviendas.
Este crecimiento trajo consigo necesidades impostergables; la población demandaba atención medica, debían recurrir a Quilmes o a Avellaneda, pero en ocasiones el tiempo apremiaba.
Dos hombres, Marcelino Cortina y Pedro Díaz, convocaron otras voluntades el 1ª de Julio de 1908.
Inspirándose en sociedades existentes en Avellaneda, como la Sociedad Española de Socorros Mutuos, La Sociedad Argentina de Socorros Mutuos y la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos, quienes se habían agrupado para afrontar las necesidades de diversas etnias sociales.
Lo que había comenzado el 1ª de Julio de 1908, se plasmo con la formación de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos Unión de Wilde, que obtiene su “cúmplase” en la Asamblea General del 2 de Agosto del mismo año, quien define la conformación del Consejo Directivo de la siguiente manera: Presidente: Ramón Lobener. Vicepresidente: Miguel Maria Bastanchuri. Secretario: Ramón Villaronga. Prosecretario: Prospero Rossi. Tesorero: Domínguez Gómez. Protesorero: Carlos Fiorini. Vocales: Pedro Díaz, José García, José Romero, Rómulo Galuzi, Marcelino Cortina, y José Santos. Vocales Suplentes: Manuel Orcessi, Pedro Bonis, Elías Pallesi. Jurado de Honor: Manuel Narvarte, Domingo Chil, Antonio Bardelli, Francisco Martínez y Cayetano Ponga. Revisores de cuenta: José Bogiano, José Cabellòn y Vicente Requeijo.
Uno de los datos distintivos de esta nueva Institución, fue su carácter de “Cosmopolita”, dándole a todos el igual derecho a pertenecer a ella y percibir sus benéficos.
A efectos de subsanar el problema sanitario en una ciudad que ya contaba con mas de mil habitantes, la Sociedad alquilo una vivienda en la calle Lartigau Nº 528, al Sr. Celestino Bolardi, pare ser usada como consultorio , contrato a su primer médico Dr. Martín Delone, quien de inmediato se hizo cargo y comenzó a atender a los socios. Se sumaron y continuaron la labor médica, los doctores: Batalici Frutos, Godofredo Jonàs, Eduardo Cayetano Roca, Agustín Salvatti y José Destefano, entre otros.
En cuanto a las farmacias, era imposible por entonces atraer a profesionales a componer un negocio, pues el mercado era de muy pequeña envergadura. Por lo tanto se contrataron los servicios de farmacia en Bernal, Juan Scabdroglio, y la Central de Avellaneda entre otras; hasta que en 1922 se instalo en la esquina de Las Flores y el Camino Real a Quilmes y a la Magdalena (Hoy Comandante Ramón Franco), el Dr. Carlos B. Castagnino, quien se afinco definitivamente en Wilde.
A principio de 1909, la Comisión Directiva de la Sociedad resuelve distinguir por su labor nombrando socios honorarios a los señores: Juan B. Chávez Paz (Presidente), Guillermo Thwaite (Vicepresidente 1°) y Alberto Glassesten (Vuicepresidente2°).
El 30 de Enero de 1909, el Ing. Juan B. Chávez Paz, transfiere al presidente de la Sociedad , Ramón Lobener, un boleto de compraventa por dos lotes de terreno, ubicados en el paraje de Villa Jurado (hoy Wilde), Partido de Avellaneda, Manzana 22, lote 15 y 16 en la suma de mil trescientos pesos. Terrenos en la que hoy se encuentra la sede histórica.
Como la Sociedad, aun no tenia personería jurídica, la Asamblea decide que el Sr. Presidente adquiera esos lotes, entrega las escrituras al tesorero de la sociedad para que las tenga en custodia hasta el momento en que se pueda transferir a la entidad.
Mientras la Sociedad traslada su sede a Lartigau 207, se da inicio a la construcción del salón de Actos, conocido luego como el salón auditorio Unión de Wilde. En la calle Mar del Plata , en su actual locación Zeballos 6258.
Este salón con modificaciones constantes a través del tiempo, a favor de su mejora, fue testigo de continuas en reuniones sociales, bailes, conferencia, funciones teatrales y cinematográficas.
Los años continuaron y se fue ampliando el panorama de servicios; en lo atinente a su atención medica y a posibles internaciones en hospitales de la cuidad de Buenos Aires y de Quilmes; como así también en otros aspectos, con la construcción del cine Wilde, en la calle Las Flores, inaugurado el 25 de Julio de 1945.
Nuevos métodos y modalidades sociales, hicieron que la actividad mermara a principio de la década del cincuenta. El esfuerzo de algunos socios, mantuvo encendida la llama; para que nuevas generaciones, la intensificaran con nuevos servicios a la comunidad que respondan a sus necesidades
A 97° años de su creación, el Consejo Directivo y las Sub.-Comisiones, continúan trabajando y sumando esfuerzos, para sanear necesidades, que no solo abarcan lo sanitario, sino, el crecimiento cultural y desarrollo social.
Desde sus inicios la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos Unión de Wilde dio a la Cultura un papel de relevancia, en el salón auditorio de la Institución, además de ser el primer cine en la zona, donde se estrenaban películas nacionales e internacionales. se presentaban diversos espectáculos, teatrales, musicales, como así también, conferencias
Conocidos han sido los bailes, organizados por la sociedad; donde actuaron orquestas típicas y de jazz.
En la actualidad, y desde hace ya varios años, se reactivo el espacio cultural de la Institución. Un espacio abierto a las artes en sus diversas manifestaciones, en constante búsqueda que permita la expresión de grupos de teatro independientes, de músicos nacientes o reconocidos, de artistas plásticos, poetas, entre sus diversas áreas.
Para Unión de Wilde, la defensa de la cultura es esencial para un crecimiento social. Porque ella, permite el desarrollo de los pueblos. Es por ello, el dictamen de cursos y talleres a precios accesibles, porque tanto la institución, como los profesores que los dictan, tienen la conciencia que la cultura no es un medio para lucrar, sino, para proyectar el futuro, y el futuro, debe tener las puertas abierta para todos.
Además, de esta actividad, que abarca: teatro, música, artes visuales, danza, actividades físicas, literatura, artes y oficios.
En este ámbito, como dijimos, abierto a las inquietudes de la gente, se presentan exposiciones graficas, históricas, de artista plásticos, como Molfino, Bertolini, Bayon, Noriega, Carpani, Pereyra, Sauco, Marsella, Fava, Porto, entre tantos otros expositores, que a lo largo de estos años, nos han permitido experimentar a través de sus obras el camino de la creación.
Inmerso en este enfoque, encontramos las bienales de arte Infantil, donde participan alumnos de escuelas de la zona y de otras localidades.
También, disfrutamos del teatro, clásico o experimental, con títulos como: Decir si, Gris de ausencia, Atando cabos, La oficina, Paladar negro, El difunto, Hamlet, 300 Millones, La nona, Se me murió entre los brazos, Chumbale, Made in Lanùs, El Amateur, La farsa del amor compradito, Carnaval de las mascaras, Aquí durmió Gardel, La metamorfosis de kadorna, Acuerdo para cambiar de casa, Esa soledad tan temida, El hombrecito, La expresión de los otros es verdadera, Nosotras que nos queremos tanto, Martha Stutz, Una foto, La brujas de Salem, entre otras.
Con respecto a la música, como a otras expresiones artísticas, se efectúan recitales, conciertos clásicos y populares, encuentros corales, títeres, conferencias, recitales poéticos.
A partir del año 2004, implementamos Maratones literarias, donde se destaca la obra de escritores como Julio Cortazar, Enrique Santos Discepolo, Roberto Arth y próximamente, Alejandra Pizarnik.
En este mismo año, tras la búsqueda de la que hablamos, se convoco al primer Decamerón Teatral. Con la felicidad de los que colaboramos en la Institución, de una respuesta que quebró los limites absurdos localistas, ya que la cultura no conoce fronteras, cuando la esencia que la mueve es sincera y no oculta tras la apariencia réditos personales.
Desde hace cinco años, en conmemoración al día de la Cultura Nacional, venimos organizando La Jornada de Encuentro con las Artes, en una fusión, como soñaba Wagner, en un arte total. Aquí convive la música, la danza, el teatro, las artes plásticas, la literatura, todas aquellas manifestaciones que de alguna u otra manera conforma la cultura.
Como dijimos en varias oportunidades, creemos en el compromiso y en la perseverancia, en la fuerza incalculable de la unificación de las artes, para lograr el objetivo, de no perder la memoria, una de las fuentes de supervivencia de la cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada